Cámara de Diputados aprueba Proyecto de Ley de Formación e Inicio del Ejercicio Profesional Docente

 La  Cámara de Diputados aprueba  por amplia mayoría el Proyecto de Ley de Formación e Inicio del Ejercicio Profesional Docente, iniciativa clave para mejorar la calidad de la docencia en Chile. Aumentando  las exigencias para ingresar a las carreras de pedagogía y al mismo tiempo incrementa sustancialmente las remuneraciones iniciales de los profesionales que trabajen en el sistema municipal o particular subvencionado. El proyecto pasará ahora a su discusión en el Senado.


El proyecto busca atraer a los mejores estudiantes a la docencia, realzando la profesión a través de mejores remuneraciones para los profesores destacados que se desempeñen en colegios municipales y subvencionados y estableciendo, al mismo tiempo, mayores exigencias para ingresar a estudiar pedagogía. 


En Chile el 73% de quienes egresaron de Pedagogía el año 2011 no había dado la PSU o había obtenido menos de 500 puntos en ella; realidad que busca cambiar este proyecto.


La iniciativa plantea que quienes ingresen a estudiar pedagogía deberán haber obtenido sobre 550 puntos en la PSU, o haberse ubicado en el 15% de los alumnos con mejores notas de su colegio o haber obtenido sobre 500 puntos y estar entre el 30% superior de su generación escolar. No obstante, las instituciones de educación superior contarán con un 10% de sus cupos para admisión especial.


De igual forma, se exigirá que tanto la carrera como la institución de educación superior donde cursen sus estudios hayan estado acreditadas al momento de ingreso o egreso 


Para esto se tomaran algunas medidas para reconocer y retener a los profesores destacados que decidan trabajar en establecimientos municipales o subvencionados es crear el Reconocimiento Académico para Docentes Iniciales, que entregará a los docentes que hayan obtenido 650 puntos o más en la PSU, o que se hayan ubicado en el 10% de mejor rendimiento de su carrera o en el nivel más alto de la prueba Inicia, un bono de $400 mil mensuales por cuatro años, y para los cuales decidan trabajar en un establecimiento con más del 60% de alumnos vulnerables, este bono se incrementará en 40%, llegando a $560 mil.


Asimismo, este proyecto aumenta la proporción de horas no lectivas, para que los docentes cuenten con más tiempo para la planificación de las clases.