Agosto El mes del Corazón

Los ataques cardíacos son, por lo general, tratables cuando se los diagnostica con rapidez. Sin embargo, sin tratamiento, los ataques cardíacos pueden ser mortales.

¿Cuáles son los síntomas del ataque cardíaco?
Los síntomas del ataque cardíaco podrían incluir:
Molestias en el pecho, que podrían sentirse como dolor, presión, opresión, pesadez o ardor (que también se llamaangina).
Dolor o molestias en el cuello, los hombros, la mandíbula inferior, los brazos, la parte superior de la espalda o el abdomen.
Falta de aire que dura más de algunos segundos.
Sentirse aturdido, mareado o a punto de desmayarse.
Náuseas y/o vómitos.
Sudoración inusual.
Fatiga abrumadora.
Sentirse ansioso.
Palpitaciones cardíacas (sentir que el corazón late realmente rápido o fuera de ritmo).

¿Cuál es la causa del ataque cardíaco?
Se produce un ataque cardíaco cuando parte del músculo cardíaco se daña o muere porque no está recibiendo una suficiente cantidad de oxígeno. Las arterias que llevan la sangre y el oxígeno al corazón se llaman arterias coronarias. Si se producen obstrucciones en una o más de las arterias coronarias puede reducirse el flujo de sangre y de oxígeno al corazón.

Por lo general, una obstrucción comienza con aterosclerosis. La aterosclerosis es la acumulación de depósitos grasos (que se llaman placa) dentro de las arterias y el endurecimiento de las paredes de las arterias. La acumulación es como el sarro que se acumula en una tubería y hace más lento el flujo de agua. Cuando la placa se resquebraja o se daña, pueden formarse coágulos de sangre. Si se forma un coágulo en una o más de las arterias coronarias, este puede hacer más lento o detener el flujo de sangre al corazón.

Factores de riesgo de ataque cardíaco
Hábito de fumar.
Diabetes.
Edad: El riesgo aumenta para los hombres mayores de 45 años y para las mujeres mayores de 55 años (o después de la menopausia). Alrededor del 83% de las personas que mueren de enfermedades cardíacas tienen 65 años o más.
Nivel de colesterol alto.
Presión arterial alta.
Antecedentes familiares de ataque cardíaco.
Aterosclerosis (endurecimiento de las arterias).
Falta de ejercicio.
Estrés.
Obesidad.